Fotografías sin restricciones

Desde la primera vez que cogí la réflex de mi padre (era una PRAKTICA L con objetivo PRAKTICAR 50mm, f1,8) y me largue hacia el mercado central para «robar retratos y emociones humanas» de los campesinos que venían a vender sus frutas y verduras, me enamoré de la fotografía instantánea sin restricciones. Era muy divertido jugar el juego del invisible, estas presente pero nadie te ve. Y la verdad es que no era nada fácil. Tienes solo un 50mm y  también carretes de 27 DIN (400ISO) de Agfa. Ni flash, ni muchos megapíxeles, ni ISO alto o estabilizador de imágenes. Ni siquiera un tele objetivo para  poder esconderme. A veces ganas y otras pierdes. Pero nunca me he quedado sin algún retrato divertido. Todo blanco y negro y con ruido. Estoy familiarizado con este defecto y las fotografías para mi son mas autenticas. Desde entonces han pasado 42 años. El pasado domingo me desperté  por la mañana con la necesidad de salir  poco de mi vida cotidiana y sentirme como el mismo chaval joven e entusiasta. Cogí la réflex que tengo, con un fijo de 85mm f1.8 y me fui a la Catedral de Málaga. Porque ahí? Porque solo ahí se pueden encontrar  caras típicas, naturales, autenticas,  llenas  de sentimientos y vida. Con dos palabras caras HUMANAS. Esta vez estaba armado con muchos megapíxeles, un tele corto y disparaba con un ISO bastante elevado 5000.  Lo siento pero lleve y un 24-70 f 2.8 por si a caso.  Era como una regreso al  pasado, con únicas diferencias en los años y el peso.  Aquí publico algunas de las fotografías que hice.  Disculpad y lo siento si alguien se reconoce y no está contento de lo que ve. Que entra en contacto conmigo y enseguida  quitare la imagen.

Deja una respuesta